Desde hace unos años, todos nos horrorizamos ante las condiciones de trabajo a las que están sometidos los empleados de la industria textil asiática. Pero, ¿podemos hacer algo por evitarlo?

Según varios estudios, nuestro comportamiento de compra define, en cierta medida, la forma de producir que es, claramente, insostenible social y medioambientalmente. Con la llegada del fenómeno fast fashion, hemos pasado de comprar, de media, dos prendas cada mes en 1995 a adquirir cinco en 2007. La crisis ha hecho que este número se reduzca a 3,5 prendas al mes, unas 42 prendas al año. Pero, ¿realmente las necesitamos o, simplemente, las compramos porque están ahí, al alcance de nuestro bolsillo?

SlowFashion-1

Para abaratar costes, la producción se ha deslocalizado contribuyendo a la desaparición de gran parte del tejido industrial español y, con ello, aumentando el desempleo en nuestro país.

Atrás quedaron los años en los que prendas de alta calidad podían pasar de generación en generación y los hermanos heredaban la ropa de unos a otros. Es cierto que los precios ahora son más bajos pero, también, lo es la calidad y, por ello, es prácticamente imposible heredar una prenda ya que, tras llevarla un niño durante varios meses, su deterioro es evidente. Pero, antes de desechar, surgen algunas posibilidades como transformar, arreglar o donar.

Vía www.slowfashionspain.com
Vía www.slowfashionspain.com

Como escuché una vez, “no somos lo suficientemente ricos como para comprar barato”. No nos dejemos engañar. Las prendas low cost son sinónimo de tejidos de baja calidad causantes de alergias en la piel de los más pequeños, patronajes muy, muy básicos que raramente sientan bien y condiciones de trabajo extremas para sus productores. Es verdad que nuestros hijos podrán vestir una prenda distinta diariamente durante 10 días pero irán con la misma indumentaria que varios compañeros de clase o amiguitos del parque. Esta nueva forma de tratar la moda nos aboca a todos a la uniformidad, a la falta de exclusividad, estilo y elegancia. Y la elegancia no tiene edad.

En Castlebaby, nos comprometemos a diseñar y confeccionar ropa infantil exclusiva con un proceso de producción artesanal íntegramente en España que engloba la utilización de técnicas de patronaje de alta costura y tejidos y materiales de la máxima calidad.

Maquina de coser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *