Con el Otoño, una vez pasado el calor, llega una época muy apropiada para celebrar bautizos. Y, entonces, surge la duda. Entre tantos trajes de bautizo, ¿cuál elijo?

En Castlebaby, nos gusta aconsejaros para que vuestro bebé brille con luz propia en ese día tan especial.  Hay que tener en cuenta que, en ese momento, estaréis vistiendo vuestros recuerdos ya que esas imágenes perdurarán a través de fotos, vídeos y, por supuesto, en vuestra retina por muchos, muchos años.

1. Si tenéis la suerte de contar con un traje de bautizo familiar, que ha sido vestido por varias generaciones, ésta es la mejor opción. Normalmente, tienen un sabor añejo que los hace muy, muy especiales y, por supuesto, de un valor sentimental incalculable. Estos faldones necesitan, también, tener su puesta a punto adecuada. Hay que plancharlos y arreglar los desperfectos muy cuidadosamente, preferentemente, por una persona experta. Si el faldón está muy deteriorado, lo más apropiado es realizar una réplica y guardar el original como recuerdo.

2. Quizás, sea el momento de adquirir un diseño de bautismo que esté llamado a convertirse en el “faldón familiar”. Lo ideal es buscar un faldón confeccionado a mano utilizando materiales de alta calidad y con un patronaje que siente muy bien y nunca pase de moda. A la hora de recomendar, siempre nos inclinamos por tejidos como el lino italiano o la batista organdizada y los encajes de bolillo.

¿Por qué? La principal razón es que la combinación de estas telas con el encaje dotan al traje de cristianar de un toque vintage que lo hace atemporal, eterno. Además, es una mezcla muy, muy original que hará que vuestros hijos y futuros nietos y bisnietos tengan un diseño único. Al ser el primero de una larga saga que vestirá este vestido de bautizo, un detalle precioso es esconder en el interior del faldón la inicial del nombre del niño e, incluso, el año de nacimiento.

El faldón Duomo es una auténtica obra de arte digna de guardar para generaciones futuras.

Trajes de bautizo | Castlebaby
Trajes de bautizo | Castlebaby

3. Si os decantáis por algo más sencillo pero sin renunciar al faldón, lo ideal es elegir un traje de cristianar más ligero y, sobre todo, más corto que, incluso, se pueda utilizar en otras ocasiones especiales. En este caso, se pueden usar otros tejidos, siempre de alta calidad, como el plumeti o la batista e, incluso, añadir un toque de color: celeste, gris, rosa, camel…

El faldón Sevilla es un diseño muy versátil

Ropa Bautizo Bebe | Castlebaby
Ropa Bautizo Bebe | Castlebaby

4. En el caso de que el bebé sea mayor de 7-8 meses, preferimos descartar el faldón ya que limitaría mucho sus movimientos. Otras opciones son un pelele, en el caso de un niño, o un vestido especial, si es una niña.

Pelele Martín, ideal como pelele de bautizo

Pelele de Bautizo | Castlebaby
Pelele de Bautizo | Castlebaby

Cuando no nos decidimos…

¿Con capa o sin capa? Nuestra alternativa a la capa es una chaqueta que combina con el faldón inspirada en diseños de s. XVIII. Las ventajas con respecto a la capa es que abriga y, además, es más cómoda de llevar tanto para el bebé como para los padres y padrinos que lo tendrán en brazos durante la ceremonia. Un toque muy, muy original que hará el estilismo para bautizo muy diferente.

¿Con mangas o sin mangas? Depende. En tejidos como el lino, las mangas quedan sin movimiento, muy recias. Por ello, se suelen hacer sin mangas o con pequeñas mangas de farol. En batista organdizada sí quedan bien las mangas.

¿Largo o no muy largo? El faldón largo es más pomposo, más regio. Sin embargo, hay otros factores que intervienen en esta decisión como, por ejemplo, la altura de los padres. Si los padres son altos, el faldón lucirá más largo mientras que si tienen menos altura, incluso, les resultará difícil llevar al bebé en brazos si el faldón tiene una gran longitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *